El conflicto de Cataluña tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017

Un 37,8 % del censo a favor de la independencia  no es una mayoría de ciudadanos y, por tanto, de esa minoría no puede desprenderse ningún mandato popular para un gobernante democrático, y menos aún para declarar la independencia. Por eso la argumentación de Puigdemont (basada además en los datos unilaterales -no verificados- de la Generalitat) es inconsistente en su premisa de partida e ignora a la mayoría de la sociedad catalana. Y ello sin tener en cuenta que el referéndum fue ilegal y sin las más elementales garantías, por lo que el “resultado” ofrecido por la Generalitat no tiene validez ni credibilidad democrática. El propósito de continuar el proceso hacia la independencia (ahora suspendido temporalmente) es, por todo ello, ilegal y antidemocrático. En las elecciones, convocadas como  “plebiscitarias”, del 25-9-2015 el porcentaje obtenido por el independentismo sobre el censo electoral fue del 35,68 %, muy lejos también de la mayoría. Tampoco se alcanzó una mayoría de votos (se quedó en el 47,7 %), aunque para estas decisiones importantes se exige normalmente una mayoría de 2/3 de los votos. En Andalucía en el referéndum del 28 F 1980 se requería y se consiguió (salvo por poco en Almería) más del 50 % del censo en cada provincia para acceder a la autonomía del 151 de la Constitución.  Ver enlace en azul.

Puigdemont reitera el 16 de octubre la posición expresada el día 10 en el Parlament (la 4ª vía que habíamos apuntado): no contesta ni que sí ni que no ha declarado la independencia, como le había pedido el presidente del Gobierno; insiste en el mandato popular recibido “de la mayoría” el 1 de octubre (declarar la independencia) y en que aplaza por dos meses una declaración unilateral de independencia para buscar mediante el diálogo y la mediación una solución acordada, a la vez que exige que se revierta la represión policial y judicial, que considera incompatible con el diálogo. Acompaña su carta de una serie de documentos que contienen la posición de instituciones internacionales sobre el conflicto y los hechos del 1 de octubre. Enlace a la carta de Puigdemont.    16-10-2017.  Con esta posición Puigdemont quiere aparecer ante los ciudadanos de Cataluña y la comunidad internacional como defensor del diálogo frente a un Gobierno que hace imposible el diálogo al buscar la suspensión de la autonomía y continuar con la represión. No cabe olvidar que el diálogo que propone Puigdemont se refiere a buscar una solución acordada a la demanda de independencia.

El Gobierno, a través de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, manifiesta que Puigdemont no ha contestado el requerimiento, por lo que tiene un 2º plazo hasta el jueves 19 para acabar con la confusión y la incertidumbre, volver a la legalidad y dialogar en el marco de la ley y en el Congreso. Puigdemont tiene en su mano evitar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, ha dicho la vicepresidenta. Enlace a la respuesta escrita de Rajoy a la carta de Puigdemont. 16-10-2017.

La aplicación del artículo 155 C.E. supone la concreción de las medidas que el gobierno va a adoptar y su aprobación por mayoría absoluta en el Senado, previa audiencia a la Generalitat. Se prolonga, por tanto, la situación de inestabilidad acompañada de un posible aumento de la tensión política y social.

Trapero (Mossos), Sánchez (ANC) y Cuixart (Omnium) declaran ante la Audiencia Nacional este lunes 16 de octubre. La magistrada ha decretado la libertad con medidas cautelares para el primero y prisión incondicional para los otros dos, por el delito de sedición.  Se producen movilizaciones en contra de la decisión judicial. 16-10-2017.

Juan Arias escribe En Francoland, Muñoz Molina y el Instituto Cervantes” , artículo en el que el autor, citando a Muñoz Molina, se opone a la imagen de España que algunos están dando en el exterior. “Basta ya. España no es una dictadura, aunque es probable que los que lo dicen no sepan de veras qué demonios es una dictadura, o si lo saben se están haciendo los despistados para propiciar la suya propia.” 14-10-17.

Muñoz Molina escribe “En Francoland”: La democracia española no ha sido capaz de disipar los estereotipos que nos han colocado durante siglos. De modo que a los independentistas catalanes no les ha costado un gran esfuerzo, ni un gran despliegue de sofisticación mediática, volver a su favor en la opinión internacional eso que ahora todo el mundo se ha puesto de acuerdo en llamar “el relato”, dice Muñoz Molina. 13-10-2017.

Pérez Royo escribe “Por qué es necesario un referéndum sobre la monarquía”, 9-10-17. En el artículo analiza el principio de legitimación democrática del Estado y el principio monárquico y considera que con el discurso del Rey del día 4 de octubre se ha alterado la prioridad del primer principio sobre el segundo y el Rey se ha desviado de la función arbitral que le asigna la Constitución.  El mismo autor escribe “Escocia y Cataluña: ¿dónde está la diferencia?“. En el artículo el autor dice que el nacionalismo catalán no ha conseguido la mayoría necesaria para pedir, y menos aún, para exigir o convocar por su cuenta un referéndum de independencia.

—–

Este lunes 16 de octubre Puigdemont debe contestar el requerimiento del Gobierno y aclarar la vía que va a seguir: por ejemplo, (1) convocar unas elecciones anticipadas, (2) dar un giro y participar en la reforma de la Constitución, (3) que el Parlament declare formalmente la independencia, ya que el 10 de octubre no hubo tal declaración, o bien, (4) prolongar el periodo de distensión abierto el día 10 para dar una oportunidad al diálogo y reconocer que la declaración de independencia se ha aplazado. El Gobierno actuará en función de la vía que elija el president.  15-10-2017.

“La Constitución que nos dimos en 1978 puede que sea mejorable, pero ahora es ya la mejor de nuestra historia. Y estoy seguro de que tú piensas lo mismo. Mientras, Cataluña (no tu Cataluña, sino la Cataluña tontarrona y chapucera que pretenden imponer Puigdemont y Junqueras) sigue haciendo día tras día un ridículo descomunal y sin precedentes ante el mundo que nos contempla asombrado”. “El caso es que las cosas, si bien estamos ya muy lejos de aquella dictadura, siguen viniendo mal dadas. Ahora vivimos un esperpéntico conflicto de identidades, de himnos y banderas  y discursos papanatas que amenazan con amargarnos la existencia por mucho tiempo”. “Pero más allá de todo pesimismo, ahora confío en que prevalecerá el Estado de derecho”. Esto escribe Juan Marsé en su carta a Gil de Biedma “Otoño del 59, verano del 66”. Enlace. 13-10-2017.

Rogelio Velasco escribe “Cataluña en un mundo de pigmeos”, artículo en el que dice que una Cataluña independiente sería insignificante en el contexto internacional, además de sufrir graves perjuicios al abandonar el euro y el Banco Central Europeo. 4-10-17.

Antonio Porras Nadales escribe “Llamar al pueblo” , artículo en el que dice que en el conflicto subyace puro egoísmo colectivo e insolidaridad de una comunidad más rica, montados sobre mentiras, y añade que en la Constitución no cabe un referéndum secesionista porque no existe una soberanía fragmentada. Apunta dos alternativas: un referéndum en España o elecciones en Cataluña. 4-10-17.

Editorial de Charlie Hebdo: “Tontería o muerte”. 13-10-2017. En Europa hay 200 lenguas. ¿Por qué no crear 200 nuevos países y fragmentar Europa como el casquete polar bajo los efectos del recalentamiento climático, ironiza este editorial sobre la reivindicación independentista en Cataluña.

Artículo de Eric Guntermann en The Washington Post: “El mito del apoyo masivo a la independencia en Cataluña” (en inglés): El autor dice que solo un 35 % de catalanes apoyan la independencia (sondeo de julio de 2017) y que un 69 % se identifican con Cataluña y España al mismo tiempo. El 85 % de catalanes nunca votaría al PP, de ahí que mantener el conflicto con el gobierno popular beneficie a los independentistas. 14-10-2017.

El Presidente de la Comisión Europea, Junker, dice que una Europa con 98 Estados sería ingobernable y, por ello, no se pueden crear precedentes de Estados que se desmembran pues otros emprenderían la misma senda.  Si Cataluña se independiza, otros harían lo mismo, ha dicho. 13-10-2017.

Puigdemont frena al borde del precipicio: suspende “los efectos” de una supuesta “declaración” de independencia no explicitada ni aprobada por el Pleno del Parlament (en realidad lo que ha hecho ante el Parlament el 10 de octubre es dejar en suspenso o aplazar la propia declaración de independenciapara ganar tiempo y cargarse de razones ante el exterior y, más adelante, si tras unos días o semanas de distensión no se produce ningún cambio, retomar el proceso de independencia, que ha vivido momentos de alta tensión con los acontecimientos de esta última semana (salida de empresas de Cataluña, manifestaciones contra la independencia).  La maniobra no cambia la situación de inestabilidad e inseguridad jurídica en que ha colocado a Cataluña, pero busca bajar la tensión de los últimos días, dar una oportunidad a una mediación o negociación (la U.E. ya ha dicho que no va a mediar en un conflicto interno), y poner la pelota en el terreno del Gobierno para evidenciar ante la comunidad internacional, cuyas llamadas al diálogo dice haber escuchado, que quien no quiere el diálogo es el Gobierno. 12-10-2017.

Alex Grijelmo dice también que no hubo declaración de independencia el día 10 de octubre. Ver su artículo “Puigdemont no hizo al decir”. 15-10-2017.

En realidad la negociación que propone Puigdemont sigue siendo sobre la forma de acordar que Cataluña se pueda convertir en un Estado independiente, en tanto que el Gobierno está dispuesto a dialogar, pero dentro del marco constitucional sobre el autogobierno de Cataluña. No se ve, por tanto, en estos momentos, un objetivo común que posibilite el inicio de ese diálogo.  Sin embargo, hay unos intereses que pueden ser compartidos: mantenerse en la U.E., evitar una catástrofe económica y un conflicto político y civil de consecuencias indeseables, restaurar la confianza y el Estado de derecho, recuperar prestigio internacional. Si estos objetivos se sitúan en primer plano es posible al menos sentarse a negociar para gestionar el conflicto. Por ello, Puigdemont debe mantener la suspensión de la declaración de independencia para, en un clima de distensión, recuperar los contactos con el Gobierno central, y a la vez resistir las presiones y urgencias que le llegan desde diversos sectores del independentismo (CUP, ANC, OMNIUM, e incluso ERC y un sector del PDeCAT) para que siga adelante con ella. Una declaración de independencia sin reconocimiento internacional y habiendo violado la Constitución española dejaría a Cataluña en el mayor aislamiento y provocaría efectos muy negativos, tanto para Cataluña como para España. Así lo ha reconocido Artur Mas a Financial Times, en unas declaraciones realizadas el 6 de octubre, que se anticipaban a la suspensión de la DUI por parte de Puigdemont. El President tiene tres opciones posibles: convocar elecciones, volver a la legalidad y aprovechar la vía que se ha abierto para reformar la Constitución (rompiendo el frente independentista), o seguir en la huida hacia adelante asumiendo la aplicación del 155 y provocando una extrema tensión política, social y económica. La primera de las opciones parece abrirse camino. 13-10-2017.

Joan Coscubiela escribe: “Aún estamos a tiempo para el diálogo: un referéndum pactado“. Enlace. El diputado catalán de CSQP defiende que con algunos cambios legales es posible un referéndum pactado, como han mantenido algunos constitucionalistas, por lo que no es cierto que Rajoy “no pueda ni quiera” dicha solución. “Puede, pero no quiere”, dice el autor del artículo.  En el mismo sentido se pronuncia Pérez Royo en su artículo: “Por un referéndum pactado”, en el que dice que no puede dejar de atenderse una petición del 80 % de los ciudadanos.  13-10-2017.

El Gobierno, por su parte, ha requerido a la Generalitat para que aclare su posición y vuelva al orden constitucional, en lo que significa un paso previo a la adopción de medidas para restaurar la legalidad en Cataluña en aplicación del artículo 155 de la Constitución, medidas que habrá de aprobar el Senado. La Generalitat considera que activar el 155 es negarse al diálogo, con lo que volverá a sacar del cajón la DUI. El plazo del requerimiento sobre si hubo D.U.I. concluye el 16 de octubre, y el plazo para restaurar la legalidad (si hubo declaración de independencia), el 19 de octubre. Por su parte, la CUP presiona a JxS para que se apruebe la DUI.  En el supuesto de que Junts pel Sí perdiera el apoyo parlamentario de la CUP el govern quedaría en minoría en el Parlament y tendría que conseguir otros apoyos o convocar elecciones anticipadas. El Gobierno podría aplazar la aplicación del 155 si Puigdemont dice que no ha habido declaración de independencia y que se va a restaurar el orden constitucional, algo improbable a estas alturas y que rompería el frente independentista, en estos momentos con grietas por la decisión de Puigdemont.

Rajoy ha confirmado la puesta en marcha en el Congreso de la Comisión de evaluación y modernización del Estado autonómico, cuyos trabajos precederán a una posible reforma de la Constitución, un espacio al que ha sugerido que se incorporen los partidos independentistas. Abrimos una nueva sección sobre este tema en esta Web. 11-10-2017.

En la sesión del Parlament del martes 10 de octubre el president ha asumido el mandato que se desprende del resultado del referéndum ilegal del 1-O, de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de república. No ha habido una declaración clara, formal y explícita de independencia en el Pleno, ni se ha aprobado nada (ni una declaración ni su suspensión), en un intento de introducir confusión y evitar la inmediata aplicación de medidas por parte del Gobierno o de los Tribunales. Ver el texto del discurso del President en este enlace.

Al mismo tiempo “propone” que el Parlamento suspenda los efectos de esa “declaración” (inexistente)), es decir, que suspenda el proceso constituyente y la entrada en vigor de la Ley de Transitoriedad, para dar (dice) una oportunidad al diálogo con el Estado y a la mediación internacional, en lo que ha calificado como “gesto de responsabilidad”. La CUP se ha mostrado disconforme con dicha suspensión de efectos y considera que se ha perdido una oportunidad. Fuera ya del Pleno los 72 diputados de los partidos de la independencia firman un documento “político” que explicita por escrito la declaración de independencia que tenían previsto aprobar este martes en el Parlamento y que no tiene carácter de acuerdo del Parlament con efectos jurídicos. Un pronunciamiento retórico dirigido a mantener viva la llama entre sus seguidores (algunos han hablado, sin embargo, de “traición” al procès), la cohesión en el frente independentista y la amenaza al Estado al hacerle ver lo que aprobarán dentro de unas semanas o meses en caso de que éste no acepte la negociación de igual a igual y la mediación internacional que proponen.

La declaración “política” (contraria a lo dicho por el president en el Pleno) dice que “se constituye” la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social, y “dispone” la entrada en vigor de la Ley de Transitoriedad y el inicio del proceso constituyente previsto en esta ley, sin aludir a la suspensión de sus efectos:Nosaltres, representants democràtics del poble de Catalunya, en el lliure exercici del dret d’autodeterminació, i d’acord amb el mandato rebut de la ciutadania de Catalunya, 

CONSTITUÏM la República catalana, com a Estat independent i sobirà, de dret, democràtic i social.

DISPOSEM l’entrada en vigor de la Llei de transitorietat jurídica i fundacional de la República.

INICIEM el procés constituent, democràtic, de base ciutadana, transversal, participate i vinculant.

AFIRMEM la voluntat d’obrir negociacions amb l’estat espanyol, sense condicionants previs, adreçades a establir un règim de col·laboració en benefici de les dues parts. Les negociacions hauran de ser, necessàriament, en peu d’igualtat.

Texto del documento en catalán.

Adiós al circo del odio“, Joan López Alegre y Nacho Martín. Los autores, contertulios en medios públicos catalanes (TV3 y Catalunya Ràdio), se marchan de dichos medios para no servirles como coartada de un inexistente pluralismo. Denuncian cómo se utilizan los medios de comunicación y la educación para sembrar alejamiento y animadversión hacia todo lo español. 11-10-2017.

“Europa y Cataluña”, de Joseph H.H. Weiler, director de European Journal of International Law. El autor sostiene que Cataluña no puede acogerse al derecho internacional, que este caso nos devuelve a principios del siglo XX, se basa en un ethos nacionalista regresivo y pasado de moda, contrario a los principios de solidaridad e integración en que se fundamenta Europa. 10-10-2017.

“El proceso soberanista en el callejón sin salida”. Autonomías y autodeterminación (2). Artículo de Carlos Carrera Ortiz.  Enlace. El autor explica cómo hemos llegado a la situación actual que se vive en Cataluña, que califica como callejón sin salida para el nacionalismo.

Andreu Mas Colell pidió que se retrasara la DUI para cargarse de razones ante el exterior (“Europa es decisiva en nuestro camino”) y preparar mejor el nuevo Estado. 3-4-2017. Enlace a la noticia. Artículo de Mas Colell en ara.cat (en catalán), en el que explica los argumentos para retrasar la DUI. 1-10-2017.

La comunidad implícita“, Pablo Simón. 10-10-17. Delimitar el demos, el sujeto político que tiene derecho a la secesión, es el punto ciego de las teorías de la secesión, dice Simón. El sujeto político estuvo implícito en el modelo del Estado de las autonomías y eso permitió cierta flexibilidad mientras los actores se sintieran cómodos. El modelo que esté por venir será bien distinto.

Human Rights Watch considera que Policía y Guardia civil hicieron en ocasiones el 1 de octubre un uso excesivo de la fuerza para ejecutar las órdenes que recibieron de los jueces.  12-10-2017.

Más abajo puedes ver otros artículos de opinión. Y un análisis de los hechos anteriores al 1-O en las secciones “La crisis de Cataluña” y en “Estudios políticos y constitucionales”.

10-10-2017.

La suspendida ley del referéndum de autodeterminación establece en su artículo 4.4: “Si en el recuento de los votos válidamente emitidos hay más votos afirmativos que negativos, el resultado implica la independencia de Cataluña. Con este fin, el Parlamento de Cataluña, dentro los dos días siguientes a la proclamación de los resultados oficiales por la Sindicatura Electoral, celebrará una sesión ordinaria para efectuar la declaración formal de la independencia de Cataluña, concretar sus efectos e iniciar el proceso constituyente.”

Se da la circunstancia de que la Sindicatura Electoral quedó disuelta ante las multas que los tribunales venían imponiendo a sus integrantes, por lo que esta condición (la existencia de la Sindicatura electoral como órgano de control del referéndum), necesaria para proclamar los resultados del día 1 de octubre, no se da, lo que ya de por sí refuerza la nulidad de la consulta. No es necesario que el president haga una declaración formal de independencia pues la ley citada establece que es el Parlament el órgano que efectúa dicha declaración, sin que se concrete si debería ser aprobada por mayoría de la Cámara o bien es una declaración formal -de algo ya previsto en la Ley de Transitoriedad-, que podría hacer la Presidenta del Parlament. Según esta última Ley (también suspendida), artículos 85 a 89, en los 6 meses posteriores a la proclamación de los resultados se producirá un proceso participativo que consiste en un proceso de deliberación a nivel sectorial y territorial sobre los principios de la futura Constitución catalana, en el que se convoca un Foro Social Constituyente (con representantes de la sociedad civil y los partidos), que recogerá los resultados de dichos debates y contará con un Consejo Asesor formado por expertos.  Tras ese proceso participativo se convocarán elecciones constituyentes para constituir la Asamblea Constituyente que elaborará la Constitución de la república catalana. Esta Constitución se someterá a referéndum de ratificación y luego se convocarán nuevas elecciones a la asamblea legislativa. 9-10-2017.

El Tribunal Constitucional ha suspendido la sesión del Parlamento de Cataluña del lunes 9, en la que iba a hacerse la declaración unilateral de independencia, y éste la traslada al martes 10. Artur Mas ha declarado a Financial Times que Cataluña no está preparada para la independencia pues carece de las estructuras de Estado necesarias para que la independencia sea real.

Tras el discurso del Rey algunas grandes empresas (Caixabank, Banco de Sabadell, Gas Natural) han trasladado su sede y el domicilio fiscal fuera de Cataluña ante las señales de desconfianza que venían dando ahorradores e inversores en los últimos tiempos, afectando al valor en bolsa de estas sociedades. Otras (Abertis, Colonial, MRW, Grupo Mahou-San Miguel, Planeta, Segur Caixa Adeslas, Catalana de Occidente, Axa, Bimbo, etc.) siguen el mismo camino. Artur Mas y Oriol Junqueras habían negado que este acontecimiento fuera a producirse, lo que evidencia su incompetencia, su alejamiento de la realidad y la falacia de su proyecto, que empieza a producir daños a la economía catalana pues los inversores, e incluso el turismo, se retraen ante un escenario lleno de incertidumbres y de inseguridad jurídica, lo que puede afectar al crecimiento económico y el empleo.  

Este fin de semana, por primera vez, la “mayoría silenciosa” se ha dejado oír en las calles acudiendo a multitudinarias manifestaciones convocadas por Societat Civil Catalana, en las que ha expresado su oposición a la independencia, su apuesta por el Estado de derecho y la unidad nacional y por la apertura de vías de diálogo para resolver el conflicto.

Rajoy dice que no negociará en tanto no se restaure la legalidad y que no estamos ante un conflicto entre Estados como para acudir a una mediación internacional, sino ante un conflicto interno; Puigdemont plantea una mediación, sin retirar la amenaza de seguir adelante con el proceso de independencia, para internacionalizar el conflicto y situar a Cataluña al nivel de un Estado, algo que el Gobierno considera un chantaje inaceptable. El independentismo discute la posición a mantener en la sesión del Parlament del martes 10.  Algunos sugieren que Puigdemont hará un reconocimiento explícito de los resultados del “referéndum” ilegal del 1 de octubre y de sus efectos, y un anuncio de la puesta en marcha paulatina de estructuras de Estado y de la nueva legalidad (los efectos previstos en la ley de Transitoriedad, antes comentados) para avanzar hacia la independencia, a la vez que reitera el llamamiento a la mediación como estratagema para poder denunciar la nula voluntad de diálogo del Gobierno. La CUP y ERC, en cambio, plantean declarar unilateral y formalmente ya la independencia, conforme a lo establecido en la Ley del referéndum, declarar la vigencia de la ley de Transitoriedad (que pretende declarar derogada la Constitución y el Estatut) y esperar la reacción del Estado para volver a movilizar a las bases independentistas en las calles. El Gobierno tiene ya que poner en marcha las medidas legalmente establecidas para poner fin al proceso independentista.

Más allá del conflicto político se profundiza la fractura social en Cataluña, que está afectando seriamente a la convivencia, y que está siendo puesta de manifiesto por ciudadanos no independentistas que denuncian las descalificaciones y el vacío que les hacen los independentistas más intransigentes en su vida cotidiana. 9-10-2017.  

Imágenes de la manifestación del domingo, 8 de octubre de 2017. Enlace.

Discurso de Borrell en la manifestación del 8 de octubre. Enlace.

Discurso de Vargas Llosa en la manifestación del 8 de octubre. Enlace.

Las consecuencias de la secesión. Vidal-Folch y otros. Enlace. Fuera de la U.E. Cataluña sería un OVNI, un vagabundo errante en el espacio, dice el autor.

Independentismo en Cataluña: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Borja Ventura. Enlace.

Los observadores concluyen que el 1-O no cumplió los estándares internacionales de un referéndum válido. Enlace.

Documento intervenido a Josep Mª Jové, número 2 del vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, en el que se detalla la estrategia independentista dirigida a forzar al Gobierno a negociar un referéndum pactado o negociar las condiciones de la separación una vez conseguido apoyo internacional. Enlace.

9-10-2017.

El lunes, 9 de octubre, Puigdemont iba a presentar en el Parlament los resultados (no verificados) del referéndum ilegal del 1 de octubre y se procedería posteriormente a declarar unilateralmente la independencia de Cataluña, la república catalana, según lo previsto en las “leyes” aprobadas el 6 y 8 de septiembre pasado. El Estado se enfrenta a una insurrección independentista promovida desde el Parlament y la Generalitat y apoyada por miles de ciudadanos a los que se ha “ilusionado” con la quimera de una independencia que dejaría a Cataluña aislada y en situación de inestabilidad política, económica y social. Suspender en sus funciones a los responsables de esas instituciones y asumir el control de los Mossos, aplicar la ley de Seguridad Nacional o el artículo 155 de la Constitución son algunas de las respuestas que estudia el Gobierno. Mantener la movilización en la calle es el arma fundamental que seguirá utilizando el frente independentista, ahora en un contexto de coacciones, amenazas, insultos y señalamientos a los no separatistas y a las fuerzas de seguridad, propios de una dictadura bananera que degrada lo que siempre ha sido Cataluña, una Comunidad culta, pragmática y desarrollada. Los que buscan debilitar a la U.E. (Rusia y la extrema derecha europea) están prestando su apoyo a los independentistas, según ha comentado The Washington Post (ver más abajo). 4-10-2017.

El Rey emite el martes 3 de octubre un mensaje a la nación en el que tras poner de manifiesto el incumplimiento deliberado de la Constitución y el Estatuto de Autonomía por parte de las autoridades catalanas, que han demostrado una deslealtad inadmisible hacia el Estado al que representan en Cataluña, situándose al margen del Derecho y la democracia, ha recordado que sin respeto a la ley no hay convivencia democrática posible en paz y libertad. “Es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía”, ha dicho. También ha reiterado el firme compromiso de la Corona con la Constitución y la democracia, y con la unidad y permanencia de España. 4-10-2017.  Enlace.

El Parlamento Europeo debate este miércoles la situación política catalana. En unos días se producirá la declaración unilateral de independencia en el Parlament, ha anunciado Puigdemont en la BBC, y la reacción del gobierno central. Alfonso Guerra pide al PSOE que retire la reprobación a la vicepresidenta del gobierno y reitera que con los golpistas no cabe diálogo alguno. Rubalcaba escribe “Ganar a los independentistas”, artículo en el que dice que hay que ofrecer ya a los españoles un nuevo y atractivo pacto de convivencia (la reforma de la Constitución en un sentido federal), antes de que se consume la catástrofe. No se trata de contentar a los independentistas sino de ganarles, dice.  TraperoJefe de los Mossos, citado por la jueza en la causa abierta por sedición.  Accede a estas intervenciones mediante los enlaces en color. Rubén Amón escribe ¿La culpa es de Rajoy?, artículo en el que atribuye la responsabilidad principal de la situación al independentismo, engordado por los partidos estatales que han favorecido al nacionalismo durante casi treinta años y que no han sabido ofrecer un proyecto de integración ante este desafío. 4-10-2017.

El diario estadounidense The Washington Post ha publicado un editorial en el que afirma que “los únicos apoyos de los nacionalistas catalanes son los separatistas escoceses, el gobierno de Venezuela y el aparato de inteligencia y propaganda de Rusia, que movilizó a sus medios de comunicación y redes sociales en apoyo de los separatistas. Evidentemente, Moscú percibe el movimiento catalán como otro vehículo para dividir y debilitar al Occidente democrático”. El artículo, escrito por el equipo de editorialistas, se titula Cataluña celebró un referéndum. Rusia ganó. Las sospechas sobre la injerencia de Rusia y su aparato en el referéndum ilegal de Cataluña del pasado domingo iban tomando fuerza a medida que la fecha de la consulta se acercaba, tal y como adelantó EL PAÍS. Por un lado, las cuentas en redes sociales asociadas al Kremlin han empleado noticias tanto reales como falsas para ahondar divisiones y agravar la tensión en Cataluña. Por otro, los medios financiados por el Gobierno ruso han dado una cobertura tan intensa como sesgada a los acontecimientos previos y posteriores al referéndum suspendido del domingo.

La fría respuesta de los dirigentes de la Unión Europea al llamamiento de apoyo del Sr. Puigdemont debería haber atenuado sus ambiciones. La Comisión Europea respaldó a Madrid al calificar el voto de ilegal y dijo que una Cataluña independiente no sería país miembro. El presidente Trump también rechazó el movimiento independentista“, señala el diario estadounidense.

El Post se suma, pues, a Le Monde y el FT en sus opiniones tituladas Cataluña: salir de la política de lo peor y Los separatistas catalanes deben dar un paso atrás del precipicio respectivamente donde piden al Gobierno de la Generalitat de Carles Puigdemont y al de España de Mariano Rajoy dar el paso hacia la negociación. “El camino correcto es lo que prácticamente toda autoridad responsable fuera de España pide: negociaciones entre Barcelona y Madrid”, dice el rotativo estadounidense. El editorial íntegro del Post, en inglés, puede leerse en este enlace.

El historiador Juan Valencia Rodríguez nos remite sus “Reflexiones sobre el problema de Cataluña”, en las que aboga por un referéndum legal y pactado, y por el reconocimiento del derecho de autodeterminación. Ver abajo en Información complementaria.

———-

REFERÉNDUM del 1-10-2017.-

El 1 de octubre no ha habido un referéndum válido y con garantías en Cataluña. Previamente había sido prohibido por el Tribunal Constitucional por ser contrario a la Constitución, y el Estado puso en marcha toda su maquinaria para impedirlo. Pese a ello mucha gente ha ido a votar, pero el resultado que se ofrece (2,2 millones de votos) no tiene credibilidad ya que se ha votado en muchos centros sin los mínimos requisitos legalmente exigibles para una votación válida: no hubo Junta Electoral, ni censo legal, ni papeletas oficiales con sus sobres, ni sistema informático oficial de recuento, ni centro único de votación para cada ciudadano, pudo votarse varias veces en distintos centros e incluso en la calle en urnas no homologadas, no ha habido interventores de todas las fuerzas políticas, etc.

No obstante, el resultado ofrecido por la Generalitat, que considera válido el referéndum, le servirá para dar el siguiente paso, la declaración unilateral de independencia, que ahondará aún más la fractura social que vive Cataluña donde más de la mitad de los ciudadanos no quiere la independencia.

Los Mossos no ejecutaron la orden judicial de desalojar y cerrar los centros de votación a las 6 de la mañana y dejaron el trabajo “sucio” a la Guardia Civil y la Policía Nacional. Las cargas policiales que estos llevaron a cabo contra los ciudadanos que habían ocupado previamente o bloqueaban con resistencia pasiva muchos centros de votación y se negaban a abandonarlos han sido en muchos casos excesivas, de tal manera que las imágenes que han quedado del 1-O son de uso de la fuerza y de heridos. Nada nos acerca a una solución dialogada del conflicto, al contrario. Las fuerzas de seguridad también han sufrido insultos, agresiones, heridos y escraches.  Estas son las imágenes que han dominado en la prensa internacional y que debilitan la posición en el exterior del gobierno. La Generalitat está utilizando este hecho para deslegitimar al Estado.

El gobierno se plantea el recurso al artículo 155 de la Constitución o a la Ley de Seguridad Nacional para frenar la declaración unilateral de independencia que se va a proponer al Parlament en unos días, pero ha decidido esperar al siguiente movimiento de la Generalitat.  El Psoe pide la reprobación de la Vicepresidenta al considerarla responsable de las cargas. Con ello abre una grieta en los apoyos al gobierno ante el desafío independentista.

El día 3 se ha convocado un “paro de país” en protesta por la actuación policial. Los juzgados reciben denuncias por estas actuaciones policiales y también por la pasividad de los Mossos. Las fuerzas de policía y guardia civil están siendo hostigadas por independentistas y Ayuntamientos para que abandonen los hoteles en que se alojan. El conflicto continúa y se agrava.  3-10-2017.

Puedes ver la entrada La crisis de Cataluña, en la que analizamos los acontecimientos ocurridos hasta el 1 de octubre de 2017 e insertamos artículos y comentarios sobre la evolución del conflicto. Y puedes ver nuevos artículos en esta sección, a continuación, insertados después del 1 de octubre.

“Los inconvenientes de la DUI”, por Lluís Bassets.  El autor comenta que la DUI supondrá importantes costes para España y, sobre todo, para Cataluña. 3-10-17. Enlace.

Las vías legales ante la DUI y la oportunidad política de su aplicación. Enlace a El Periódico.

Yo estuve allí y esto es lo que viví“: una magistrada narra lo que vivió el 1 de octubre en un colegio electoral. Enlace.

El huevo y el fuero“. Pedro Gómez Carrizo y Ramón Marcos. Los autores de este artículo abogan por una mayor presencia del Estado en Cataluña y por no ofrecer nuevas prebendas a la Generalitat. 3-10-2017. Enlace.

La huelga del 3 de octubre tiene un amplio seguimiento. Continúan las concentraciones contra las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Enlace.

Financial Times y Le Monde consideran que el referéndum del día 1-O no justifica una declaración unilateral de independencia. Urgen a Gobierno y Generalitat a emprender un diálogo sobre la autonomía de Cataluña. Enlace.

The New York Times cree que lo ocurrido el 1-O agrava el conflicto y aleja una solución dialogada. Enlace.